Rememorando el pasado
para mirar hacia el futuro

Desde siempre, en la ciudad de Madrid, la manzana dibujada por las calles de Alcalá, Sevilla
y Carrera de San Jerónimo ha sido un espacio de convivencia, dinámico y bullicioso. Una zona privilegiada
de la ciudad, cuya crónica narra una de las páginas más memorables de la construcción de Madrid. Por eso,
conocer la evolución de este espacio urbano es conocer el relato de la ciudad y sus habitantes.

Construyendo
el nuevo Madrid

Entre 1867 y 1885 el Ayuntamiento llevó a cabo un proceso de reurbanización del centro de Madrid para adecuarlo a las nuevas necesidades del tráfico rodado y adaptar algunas calles a los estándares de una capital europea.

Resolviendo el encuentro con las calles del Príncipe y de la Cruz, surgió la plaza de las Cuatro Calles, actual plaza de Canalejas, y el solar que hoy ocupa Centro Canalejas Madrid.

Esta operación, unos años posterior a la transformación de la Puerta del Sol, constituyó un paso más en el proceso de dignificación del centro histórico, cuyo mayor exponente fue la apertura de la Gran Vía en 1910.

 
  • Alcalá 14
  • Canalejas 1
  • Alcalá 12
  • Alcalá 10
  • Alcalá 8
  • Alcalá 6
  • Alcalá 14

Un regalo
para la vista

Carruajes, tranvías y coches han desfilado durante décadas frente a la fachada de este majestuoso edificio. Protagonista del encuentro entre las calles Alcalá y Sevilla recibió su nombre, Palacio de La Equitativa, por la importante compañía de seguros que encargó su construcción y estableció allí su sede.

En enero de 1887 comenzaron las obras del palacio, un encargo que se le hizo a José Grases Riera, prolífico arquitecto modernista del momento. El inmueble se inauguró en 1891 y se convirtió en una referencia arquitectónica en la capital, equiparándose con los edificios más importantes de la época.

 

Entre sus históricas paredes, el Palacio de la Equitativa ha albergado, además de la propia compañía de seguros, el diario “El Heraldo”, cuyo salón representó la pujanza cultural del Madrid de la época, el Casino de Madrid, los comercios más relevantes, cafés y, desde 1920, el Banco Español de Crédito, que adquirió el inmueble y realizó obras de adaptación. Estas modificaciones y una segunda ampliación en 1945 fueron las causantes de la pérdida de parte de su esplendor, sobre todo en el interior.

A mediados de los noventa pasó a ser propiedad del Banco Santander, que compró el edificio en 1994 y realizó una nueva reforma de carácter general para modernizar las instalaciones y ampliar la superficie de oficinas, planteando espacios diáfanos donde antes no los había.

  • Canalejas 1
  • Alcalá 12
  • Alcalá 10
  • Alcalá 8
  • Alcalá 6

El estado de los edificios
antes de CENTRO CANALEJAS MADRID

El paso del tiempo, los distintos usos que han tenido los edificios y los cambios que esos usos requirieron fueron modificando el interior de este conjunto arquitectónico, desdibujando los rasgos más representativos de su grandioso pasado.

Recuperar aquella belleza perdida es el principal objetivo de Centro Canalejas Madrid. Para ello se ha realizado una importante labor documental, con el fin de preservar y restaurar las piezas más importantes y, en la medida de lo posible, devolverlas a su ubicación original.

Política de cookies

En www.proyectocanalejas.com utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios ofreciendo una experiencia de navegación personalizada. Si aceptas o continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.